La cultura de la violación (Rape Culture)

La cultura de la violación es una condición social que estamos experimentando culturalmente y cuya percepción de ser un simple concepto inventado por las feminazis merece ser desmitificada.

Según el Marshall University’s Women’s Center, “la cultura de la violación es un entorno en el cual la violación prevalece y  la  violencia sexual contra la mujer se normaliza y justifica, perpetuándose mediante el uso de lenguaje misógino, la cosificación del cuerpo de la mujer y dando lugar a una sociedad despreocupada por los derechos y la seguridad de las mujeres”

El problema de entender este concepto puede estar en la asociación de “cultura” a la palabra “violación” pues muchos pueden decir que no participamos en la violencia sexual en conjunto como una sociedad de salvajes; pero lo que si es cierto es que existen muchas prácticas culturales que excusan o toleran estos comportamientos donde colectivamente se ignora, trivializa o se bromea al respecto.

Cada vez que sale a la luz pública algún caso de violación lo primero en ser escudriñado es la víctima, sus costumbres, si sacaba buenas notas o no, que tenía puesto o si iba a misa los domingos como si se necesitara toda una información de background para determinar si es efectivamente una víctima o “se lo estaba buscando” y es allí donde debemos detenernos a pensar ¿por qué demonios somos así?

Desde pequeña tu familia y la sociedad alimentan este problema: te dicen qué ponerte, qué no ponerte, cómo caminar, por dónde caminar, a qué hora salir, qué hacer, dónde lo haces, no estar sola, tomar clases de defensa personal, siempre estar alerta, mirar tu entorno, no bajar la guardia en ningún momento; porque si eres víctima de algún abuso fue porque no seguiste las reglas y es tu culpa. En vez de enseñar a las mujeres a defendernos deberían enseñar a los hombres a no violar.

Actualmente 1 en 6 mujeres sufren abusos sexuales en su vida y sólo un 3% de los agresores cumplen sentencia en la cárcel. Estos números se traducen en un perenne miedo de las mujeres a ser atacadas y no en acciones contundentes en contra de los culpables, quienes andan por la vida sin consecuencias a sus cochinas costumbres y es por esto que el idiota que te agarró el culo en el club nunca dejará de hacerlo mientras sus amigos le regalen un shot por ello y tú como víctima sientas que no puedes hacer nada sino tolerarlo.

Se estima que en el 73% de los casos la víctima conocía a su agresor, es decir que no sólo hay que lidiar con la horda de cavernícolas que te morbosean en la calle o los jefes que te miran con demasiada lujuria en el trabajo sólo por llevar vestido; tus propios amigos, primos, tíos, profesores o cualquier persona en la que probablemente confíes podría terminar pensando -por no decir que probablemente piense- que no hay nada malo en meterte un poco de mano en el bautizo de Adrianita o incluso peor.

images993440_662758447079740_758737445_n-300x214

Esta cultura nos deja desprovistas del más mínimo sentido de tranquilidad incluso en nuestro mismo entorno, y es por esto que la tasa de violencia sexual contra la mujer en América Latina contabiliza los 500 episodios por día:  en Argentina se registran en promedio cinco feminicidios por semana, en Brasil se calcula que cada 15 segundos una mujer es agredida por violencia doméstica, en Colombia cada 6 horas una mujer es abusada, en México se calcula una violación cada 4 minutos, en Perú hasta un 61% de mujeres reportaron actos de violencia física y en Venezuela  cada 15 minutos una mujer sufre abusos a manos de su pareja.

Un ejemplo claro de este problema es Linda Loaiza una chica que sufrió brutales abusos y vive día a día la impunidad de su caso mientras el degenerado de Luis Carrera Almoina fue absuelto de todos los cargos y debe estar tomándose un caramel macchiato en cualquier esquina esperando a su próxima víctima; esto por solo mencionar un episodio de mí país, pero casos como los de Melina Romero o Daiana García resultan en peores desenlaces.

Muchos de los hombres que conozco se sacuden la responsabilidad al decir que como no acosan, abusan o violan a ninguna mujer no están trivializando las agresiones sexuales, cuando son de los primeros que dicen cosas como: “que exagerada, él solo le grito cosas en la calle debería sentirse halagada”, “¿qué tanto? apenas le tocó el culo”; o peor aún, mujeres que toleran el acoso sexual al pensar : “que se puede hacer, así son los hombres”, “quien la manda a ir vestida así”, “con esos bailes, estaba pidiéndolo”, “era muy tarde para que estuviera en la calle” entre muchos otras cosas que de ser su hija, prima o hermana me gustaría ver si las repetirían.

A pesar de todo esto creo firmemente en la loca idea de que las mujeres tenemos completo poder de decisión sobre quién tiene acceso a nuestro cuerpo y los hombres deben respetarlo; no creo que un beso, un trago o una cita mágicamente les otorgue libre y absoluto acceso al cuerpo de las mujeres. Es por esto que una cultura que fomenta estos principios debe erradicarse y esto únicamente será posible cuando el rechazo a su práctica sea absoluta.

Karina

Anuncios

5 comentarios en “La cultura de la violación (Rape Culture)

  1. “Deberian enseñar a los hombres a no violar” Ok, entonces todos los hombres son violadores. De donde sacaste esas estadisticas delirantes? En la carcel los hombres son violados por mayor y si un hombres es violado nadie lo toma en cuenta. Esa cifra de “1 de cada 6” es exagerada y editada a mas no poder. Ya me se “1 de cada 5” “1 de cada 4”. Si la cultura de violacion existiese por qué los estudiantes de derecho dudan mucho ante la idea de defender a un violador? Por que los violadores y acosadores sexuales en la carcel son tan mal recibidos? Creo que esas excusas de “quien la manda a vestirse asi” es por causa de desinformacion. La mayoria de las violaciones y abusos vienen de conocidos y personas acomplejadas que quieren dominar a alguien por medio del sexo. Lo de hombres que minimizan un abuso y demas son personas que tambien fueron tratadas de esa manera, desinformadas e incultas, asi como tambien hay mujeres que lo hacen. Acerca de los feminicidios, estos representan una cantidad muy menor si son comparadas con las muertes y homicidios de hombres a lo largo del mundo, pero a nadie le importa porque se supone que la mujer es…es que…tiene vagina y… y…

    Me gusta

  2. BUENISIMA ESTA PUBLICACIÓN!yo lo he visto en muchos casos hombres diciendo “bueno que se puede esperar si siempre se vestia provocativamente” es horrible pensar que eso le da el derecho a cualquiera de abusar. En mi opinion asi una mujer este desnuda en plena calle eso no te dara el derecho de tocarla o aprovecharte. Y es horrible como nuestra cultura sigue aprobando este tipo de conductas

    Le gusta a 1 persona

  3. Es un grave problema el carácter que las culturas modernas están adquiriendo respecto al trato hacia la mujer en todos los aspectos. Las cifras son devastadoras. Y la configuración cultural es responsabilidad de todas las personas. Una cultura no surge así de buenas a primeras, ni la decide nadie desde un despacho, ni un parlamento, ni desde un trono siquiera. Todas formamos la cultura, y ésta tomará forma según las normas de convivencia que adoptemos cada persona. Y esto ocurre tanto por acción (esas típicas frases que cuestionan a las víctimas, o que justifican las agresiones), como por inacción (cuando una persona no quiere saber nada de estas problemáticas y no manifiesta opinión, o simplemente mira hacia otro lado ignorando que exista un problema).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s