K de Kardashian

Hoy estaba conversando con mis compañeras de oficina sobre la tragedia en Nepal -de la cual muchas no estaban enteradas-, cuando súbitamente se cambió el giro de la conversación por una noticia sobre las Kardashian.

Me pareció increíble que una simple foto subida en Instagram desviara la atención del grupo, pasando de hablar sobre el terremoto a las trivialidades de esta ridículamente compleja y amplia familia de la cual todas podrían recitar a la perfección nombres e historial amoroso, aun cuando dudaban si Katmandú era una ciudad real. En ese momento preferí abandonar el grupo conteniendo las ganas de aplaudir su estupidez, en sus caras, con la engrapadora del escritorio.

Fue entonces que me detuve a pensar en las costumbres nepalís, su festival de matanzas con miles de animales sacrificados en pos de la religión, así como en todo el sufrimiento de este país y el luto por sus miles de muertos; y justo cuando comienzo a sentirme totalmente conmovida recuerdo la discusión del grupo por el cambio de sexo del padrastro de estas “celebridades”  instante en el que me pregunté,  ¿en qué mundo estamos? ¿qué pasaría si llegan unos extraterrestres al planeta y pregunten por qué somos tan contradictorios y extraños? ¿cómo uno responde?

Sin duda mi respuesta sería que para explicar cómo está el mundo tendría que empezar por hablar sobre Kim Kardashian. En la sociedad moderna pasamos de entretenernos en Coliseos a pasar horas viendo reality shows sin contenido; ya no idolatramos a Aquiles como los griegos, ahora los niños idolatran a futbolistas metrosexuales porque el deporte ha sido una manera para trascender socialmente, ser famoso y tener el poder de salirte con la tuya. Ejemplo de esto es O.J. Simpson: un futbolista americano que un día al ver que su esposa le engañaba decidió asesinarla pero logró salir inocente a pesar de la evidencia en su contra  gracias a los honorarios multimillonarios que les pagó a sus abogados, uno de ellos, por cierto, resulta ser el padre de nadie más que Kim Kardashian.

Kim en ese entonces era una niña en medio del escrutinio público generado por el divorcio de sus padres, lo que puede explicar la absurda necesidad desarrollada en ella de llamar la atención de los hombres y en busca de atención en tiempos modernos explotó sus mejores atributos siguiendo los pasos de su ex empleadora Paris Hilton y vendió su sex tape  por 5 millones de dólares ganándose un pase gratis a la fama y convirtiendo, además, al resto de su familia en esta misma raza de celebridades vacías.

 kardashians

Es entonces como Kardashian es sólo un apellido que identifica a unas tontas sobrevaloradas cuyo mayor logro en la vida es capitalizar su cuerpo y que gracias al bombardeo mediático lograron que el mundo les siga los pasos.

Son famosas por no tener ningún talento y eso lamentablemente es atractivo para todas las tontas que piensan que si Kim pudo, ellas también pueden, y que están a una foto de Instagram en traje de baño de alcanzar la fama kardashian-style. Lamento decirles que el éxito no es ganarse la vida quitándose la ropa y exponer cada detalle de tu vida en un show de dramas orquestados, vendiendo la idea de que lo único que necesitas saber en la vida para sobrevivir es como tomarte una selfie.

En definitiva el problema no es hablar de porqué Kim Kardashian ha pasado por más hombres que carteras en su closet, el problema es ignorar que su éxito es sólo una prueba más de que como sociedad somos una porquería.

Puedo imaginar que Robert Kardashian debe estar revolcándose en su tumba al ver lo que llevó a sus hijas a la fama, así como quizás todos en Nepal estarán pensando si la matanza de animales en verdad los llenó de prosperidad y aunque no sé si esas cosas son realmente ciertas todo apunta a que el  karma sí existe y se escribe con K de Kardashian.

Karina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s